• julio 29, 2021

Tipos de pavimentos para rampas de garaje

Jun 18, 2021

Las rampas de garaje suelen estar sometidas a una elevada densidad de tráfico. Además, son zonas especialmente delicadas, ya que, habitualmente, ofrecen pocos márgenes por los lados y pueden llegar a dibujar curvas. Por ello, la adecuada elección del pavimento es fundamental. Aquí queremos hablar de los distintos tipos existentes.

¿Qué son los pavimentos para rampas de garaje?

Antes de analizar los distintos tipos que se pueden instalar, es necesario que expliquemos qué son y cuáles son sus funciones. En concreto, se trata de un revestimiento que se usa para dotar a la superficie de los parkings de una cubierta extra con determinadas cualidades.

Generalmente, los pavimentos utilizados en este tipo de rampas ofrecen propiedades antideslizantes para garantizar el agarre de los neumáticos. También dotan de mayor resistencia al piso para que sean capaces de soportar la densidad del tráfico existente. Esto es especialmente importante en aquellas cuestas por las que transitan camiones y furgonetas.

Por su parte, el pavimento también incrementa la resistencia de la superficie a la abrasión y la dota de mayor durabilidad frente a la tracción y a la compresión, así como a los cambios drásticos de temperatura.

Rampas de garaje: principales tipos de pavimentos disponibles

El pavimento de las rampas de garaje ha de ofrecer un excelente grado de adherencia para las ruedas de los vehículos y no resultar excesivamente ruidoso. Esto es especialmente importante en los parkings de los complejos residenciales. A continuación, presentamos las alternativas más interesantes:

  • Pavimentos de asfalto. La opción más habitual y una auténtica apuesta segura. La resistencia, versatilidad y calidad de este material lo hacen perfecto para este tipo de rampa. Además, es el empleado en la mayoría de calzadas del país. También conviene destacar que apenas requiere de mantenimiento, que se instala rápidamente y que su coste es muy reducido.
  • Pavimentos de resina Epoxi. Otro recubrimiento muy popular hoy en día. Las razones principales radican en su durabilidad y resistencia.
  • Pavimentos de hormigón. Sin duda, el material más fuerte de todos, por lo que se recomienda especialmente para rampas con una alta densidad de tráfico como, por ejemplo, las de los aparcamientos subterráneos de los centros comerciales.
  • Pavimentos drenantes. Solo se recomiendan para parkings situados en exteriores. El motivo es que tienen carácter permeable y, por tanto, facilitan la circulación del agua y evitan su acumulación. Se trata de una característica que no poseen ningunos de los tipos de pavimentos citados anteriormente.

En definitiva, la elección del pavimento para revestir las rampas de garaje debe hacerse de forma cuidadosa en función de las características del aparcamiento y del tráfico que se prevé que va a pasar sobre él. Solo así es posible garantizar las mayores cotas de seguridad para los usuarios.