• enero 19, 2022

Suelos de pizarra

Dic 13, 2021

La pizarra se ha utilizado durante mucho tiempo en la construcción y la decoración del hogar. Hace unos años, casi solo se usaba para techos, pero hoy en día, la pizarra es muy popular tanto para paredes exteriores como para pisos, especialmente porque sus tonos elegantes y diversos recuerdan a la naturaleza y aportan armonía y calidez al hogar.

En cualquier caso, elegimos la pizarra no solo por sus propiedades estéticas, sino también por uno de los materiales de construcción más interesantes por ser un excelente material aislante térmico.

La pizarra protege nuestras casas de las temperaturas extremas más calientes y frías. Esto significa que el interior de la casa siempre mantiene una temperatura agradable y no tenemos que gastar demasiado en el sistema de aire acondicionado. Además, la pizarra natural es un material muy resistente, muy resistente, y muy adecuado para el suelo de nuestro jardín.

Sin embargo, como ocurre con todos los materiales, se deben considerar adecuadamente algunos aspectos importantes. En este caso, debemos saber que la pizarra no es un material especialmente sensible a la humedad, pues su capacidad de absorción de agua es muy baja. Esto se debe a que, al igual que la pizarra natural, su porosidad es baja, por lo que es difícil absorber agua.

Tratamiento de los suelos de pizarra

Primero explique que no es necesario procesar la pizarra natural. ¿Cómo saber si es una pizarra natural? Pregunte por su origen. Si procede de las canteras del Bierzo (León) o Valdeorras (Orense), entonces puedes garantizar que tu pizarra no requiere ningún tipo de tratamiento.

Sin embargo, las pizarras naturales que se disfrazan de pizarra o pizarra falsa son las que requieren un tratamiento superficial. Si estas pizarras falsas no se tratan, el desgaste blanco, las manchas, la decoloración y el salitre pronto se encontrarán en jardines, rodapiés, pisos o paredes exteriores.

Mucha gente piensa que este tipo de manchas son inevitables, pero lo cierto es que podemos prevenirlas simplemente comprando auténtica pizarra y se se ha utilizado falsas pizarras, entonces realizando un proceso que proteja el piso o fachada de pizarra de estos factores y sature los poros para que no absorba la humedad.

En este sentido, la correcta elección del producto a utilizar es muy importante, ya que si utilizamos un barniz para pizarra, el producto no permitirá que la superficie transpire y eventualmente dañará la pizarra.

El cuidado y el mantenimiento de los suelos o revestimientos de pizarra son sencillos: no requiere mantenimiento. Pero si ha colocado falsas pizarras en una casa, puedes aplicar un protector, hidrofugante y oleofugante de vez en cuando. Sin embargo, si coloca la pizarra en un área al aire libre, el agua de lluvia la lavará y mantendrá como el primer día. Los problemas derivados de utilizar falsas pizarras son realmente complicados y dependen del tipo de piedra y las patologías ocultas. Si tienes grandes manchas o pequeños cercos de grasa, pruebe a tratar de eliminarlas con un poco de agua jabonosa, después de aplicarlo siempre enjuaga bien con agua. Repite esta acción tantas veces como sea necesaria hasta que la mancha vaya desapareciendo.

Primer paso: limpieza previa al tratamiento

En primer lugar, debemos analizar qué manchó el suelo de pizarra.

Si la pizarra se instaló recientemente, es posible que encuentre manchas causadas por el trabajo. En este caso, es mejor utilizar productos que puedan eliminar la lechada residual y las manchas del trabajo. Después de eso, debes frotar con un cepillo o estropajo, y luego enjuagar con abundante agua.

Por otro lado, si la pizarra lleva mucho tiempo instalada, es normal encontrar manchas domésticas o residuos de tratamientos antiguos. En este caso, puede utilizar un producto más fuerte. Después de aplicar con un trapeador o esponja, debes dejar actuar durante unos diez minutos, y luego limpiarlo con un cepillo o estropajo para quitar las manchas y quitar el tratamiento antiguo.

Segundo paso: Tratamiento de la pizarra para saturar su porosidad

El objetivo del tratamiento es saturar los poros de la pizarra para así protegerla contra la humedad y contra las manchas domésticas. Este tratamiento sirve tanto para pavimentos de exterior como de interior. Además, podrás elegir el producto según el tono y el acabado que desees para la pizarra.