• diciembre 1, 2021

¿Por qué conviene contratar pintores profesionales?

Oct 15, 2021

Pintar la casa, negocio u oficina es una tarea que es conveniente realizar de vez en cuando, para mantener el aspecto pulcro y estético de nuestros espacios. Si bien para muchos esto puede ser un proceso sencillo, la verdad es que lo mejor, en la mayoría de los casos, es contratar pintores profesionales.

Son muchos los elementos exteriores que pueden desgastar la pintura de las paredes como el sol, el polvo o la humedad, por lo que es fundamental devolverles el brillo. Sin embargo, siempre surge la pregunta de si pintarse usted mismo o contratar a un pintor profesional. Lejos de lo que se pueda pensar, se trata de un servicio económico, que además nos ahorrará tiempo y esfuerzo.

Contar con los servicios de pintores en Madrid capital es posible, y de esta forma podemos beneficiarnos de las ventajas de manos profesionales desarrollando nuestro proyecto de la mejor manera.

Es importante no subestimar este tipo de trabajos, porque hay muchas variables a evaluar y que pueden generar ciertas complicaciones que se nos escaparán, y no las de un profesional. Son varios los riesgos o accidentes domésticos a los que estamos expuestos, si no tenemos la experiencia suficiente para llevar a cabo este tipo de tareas.

Además, hay errores comunes que suelen cometer aquellos que no son expertos, dejando trabajos con resultados defectuosos y de baja calidad, como por ejemplo, una pared con un color poco uniforme, muebles y suelos manchados, no preparar las paredes adecuadamente antes de pintarlas, entre otros.

La elección de la pintura adecuada también influirá mucho en la calidad del trabajo a realizar, y los profesionales de la región son los más idóneos para asesorarnos en este sentido. No será lo mismo elegir un tipo de pintura para cubrir las paredes exteriores de la casa que las de un dormitorio, por ejemplo.

Ventajas de contratar un pintor profesional

Las opiniones de pintores profesionales en Madrid por parte de los usuarios que ya han probado sus servicios son una gran referencia para decidir contratarlos. Muchos clientes han quedado plenamente satisfechos viendo sus proyectos terminados, con los más altos estándares de calidad, no solo en lo que respecta al resultado final, sino a lo largo de todo el proceso, ya que se caracterizan por la limpieza y el máximo cuidado en cada detalle.

Éstos son algunos de los beneficios o ventajas que se pueden lograr contratando a un pintor profesional.

Las paredes necesitarán menos mantenimiento

Manos expertas obtendrán un resultado de mejor calidad, y por tanto, más duradero, porque además de utilizar las herramientas adecuadas para cada tipo de proyecto, conocen plenamente las técnicas que deben utilizarse para hacer mucho más eficiente el trabajo.

Esto significa que las paredes permanecerán en buenas condiciones por más tiempo, por lo que podemos extender el tiempo necesario para completar la próxima renovación.

Ejecución de obras menores

En ocasiones, antes de empezar a aplicar pintura, es necesario realizar pequeñas reparaciones en las paredes para que el resultado sea el esperado. Es posible que con el tiempo hayan aparecido grietas, por humedad u otros daños, y será necesario hacer rayones, quitar papeles pintados, corregir las mismas grietas, entre otros.

Ahorras tiempo y dinero

Quienes al final deciden hacer el trabajo ellos mismos, sólo utilizan su tiempo libre como fines de semana o feriados para realizar este tipo de tareas, esto conlleva varios problemas. La primera es que este tiempo suele ser principalmente para descansar, por lo que hacer este trabajo te quitará la posibilidad de hacerlo, dejándote exhausto.

El segundo problema es que, precisamente por falta de experiencia, es posible que el tiempo que has decidido invertir no sea suficiente para completar el trabajo por completo. Esto, a su vez, resultará en un retraso más largo de lo esperado y en el requisito de dejar un espacio deshabilitado por más tiempo.

Vela por tu salud y seguridad

Insistimos en la importancia de no subestimar esta profesión, porque resulta laboriosa y difícil en el caso de que las personas que la ejercen no sean expertas.

Entre los riesgos a los que podemos someter nuestra salud y seguridad, podemos encontrar:

  • Posible intoxicación por intolerancia a la pintura.
  • Se fuerza una postura corporal a la que no estamos acostumbrados, provocando dolor en la zona lumbar, cuello, brazos y músculos.
  • Si no somos hábiles con las escaleras, nos exponemos a una posible caída pintando las partes altas de las paredes.