• noviembre 30, 2022

    Las ventajas de la videovigilancia electrónica en edificios y casas inteligentes

    Mar 25, 2022

    Los robos en comunidades y viviendas son una realidad preocupante y lo cierto es que los ladrones actúan con métodos cada vez más sofisticados comprometiendo la seguridad personal y de todo el vecindario. Según la información proporcionada por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, los métodos más usados actualmente son los denominados “impresioning” y “bumping”, aunque hay otros muchos tipos que conviene conocer para tomar las medidas de seguridad y protección más eficaces.

    ¿Sabes qué tipo de robos son más comunes en edificios y viviendas?

    Una de las técnicas más frecuentes es el “impresioning” que consiste en introducir una lámina fina de aluminio por el ojo de la cerradura para obtener la marca de sus muescas y, a partir de esa impresión, realizar una copia de las llaves del portal o vivienda.

    El “bumping” es el otro método que más se usa hoy día para hacer saltar los cilindros del bombín de la cerradura de manera que al quedar inutilizada la puerta se abre. Una protección eficaz frente a este ataque es instalar pestillos o cerrojos adicionales en el interior de la vivienda para dificultar las entradas indeseadas.

    Existen otras muchas técnicas de robo, algunas de ellas tan básicas como la conocida “técnica del resbalón” consistente en pasar una tarjeta de plástico, como las de crédito, para hacer deslizar el pestillo. Esta técnica es muy rápida y eficaz pero sólo funciona si la llave no está echada. La “ganzúa” es otro clásico que tampoco pasa de moda porque permite abrir la puerta, aunque la llave esté echada, sin dejar ningún tipo de marcas en la cerradura. Si tienes la costumbre de dejar las llaves puestas en la cerradura por dentro de la vivienda se facilita la apertura mediante el empleo de un imán de neodimio que, al tener mucha potencia, es capaz de hacer girar la llave desde el exterior de la puerta. Por último, si al entrar en tu casa se te cae encima algún pequeño trozo de plástico puede ser una señal de alerta de que la vivienda está siendo vigilada por ladrones. La técnica de la “marca previa” sirve a los ladrones para identificar si una casa está deshabitada con algo tan simple como dejar un pequeño fragmento de plástico sobre el marco de la puerta y, si pasados unos días el trozo de plástico no se ha movido es que la casa no está ocupada.

    ¿Cómo se protege eficazmente un edificio o vivienda?

    La mejor forma de proteger la propiedad es contar con un buen plan de seguridad que incluya sistemas de videovigilancia. El más efectivo es la instalación de un control de acceso mediante tarjetas, combinado con cámaras de vigilancia y la aplicación de medidas básicas de seguridad al entrar y salir de casa, como echar la llave, poner cerrojos adicionales, cerrar bien las ventanas y evitar dejar pistas cuando salimos de casa.

    Gracias a las nuevas tecnológicas y a las funcionalidades que posibilita la domótica han mejorado las soluciones de seguridad y protección de las viviendas. En particular, la domótica permite tener un control integral en ámbitos muy distintos, por lo que sus ventajas no se limitan a reforzar la seguridad sino que también proporcionan un importante ahorro en las facturas de luz y hacen que la vida en una casa inteligente se vuelva mucho más cómoda y tranquila.

    Los sistemas de vigilancia IP tienen enormes beneficios por lo que la oferta y demanda son cada vez mayores.

     

    ¿Qué ventajas aporta la videovigilancia con cámaras de seguridad electrónicas?

    Las cámaras de seguridad IP están diseñadas para enviar las señales audiovisuales a través de internet, tanto por redes locales como por router, de manera que es posible su visualización en remoto a tiempo real.

    Sus beneficios son muchos y permiten reaccionar de forma inmediata ante robos y otros actos de intrusión. Las principales ventajas que aportan son las siguientes:

    ü  Calidad de imagen: estas cámaras cuentan con un mejor zoom lo que permite ampliar las zonas a cubrir y, además, tienen una resolución veinte veces superior que las analógicas, gracias a lo cual es posible leer datos como las matrículas de vehículos, facilitando la investigación para recuperar objetos sustraídos y la indemnización por daños del seguro de robo.

    ü  Análisis de datos biométricos: las cámaras electrónicas incluyen reconocimiento facial y explotan la información aplicando inteligencia artificial por lo que, aunque son más costosas que las analógicas, el retorno de inversión es superior.

    ü  Control perimetral: Con las cámaras de videovigilancia IP se pueden establecer líneas virtuales en el exterior de la propiedad enviando alertas cada vez que alguien atraviese las marcas. Cómo también tienen reconocimiento facial se incrementa el control de acceso a la propiedad.