• diciembre 1, 2021

La Servitización , consecuencia natural de una estrategia basada en el IoT

Oct 14, 2021

El IoT desafía a las empresas a pensar más allá del producto físico. No es una cuestión evidente. El cambio de foco del acero al bit para la industria implica comprender donde está el valor. Y el valor ya no está en el hacer, sino en el servir.

Crear una estrategia basada en el IoT lleva implícito tres desafíos: no olvidar la inversión en ciberseguridad, incorporar la predicción como un proceso clave y capacitar a la organización para servitizar la oferta actual basada en el producto físico.

Conseguir estructurar este tipo de estrategias no es fácil. Existen fuentes de conocimiento, donde podéis encontrar información y casos de éxitos relevantes que os pueden inspirar.

CIBERSEGURIDAD: la gran olvidada del IoT.

Cualquier dispositivo que se conecte a una red genera riesgos. El IoT ofrece información, interconexión y efecto red. Todo esto se traduce en rapidez de reacción, disminución de costes y también, en una necesidad de seguridad.

Una buena aliada para crear una IoT segura, rápida y eficiente es la tecnología Blockchain. Este tipo de tecnologías permite tratar una gran cantidad de transacciones de manera confiable y con simultaneidad. Ya existen proyectos en marcha, como por ejemplo IOTA y XYO, que crean redes de IoT a la vez que permiten unir la red de blockchain con el mundo físico mediante el posicionamiento del activo en tiempo real.

El blockchain es el paradigma de la descentralización potenciando la coordinación entre dispositivos, el procesamiento simultáneo de transacciones y el rastro de operaciones.

PREDICCIÓN: el IoT como la bola mágica de cristal.

Si potenciamos el IoT con el análisis de datos y la inteligencia artificial, obtenemos la base para mejorar el funcionamiento de los productos, la experiencia de cliente y la evolución de nuestra oferta.

La elaboración de pronósticos se ha generalizado en la industria, ya sea fabricante de productos o proveedora de servicios. El crecimiento exponencial de dispositivos IoT ha incrementado el volumen de datos y, por lo tanto, la capacidad de extraer información, convertirla en conocimiento y pronosticar escenarios competitivos.

Al fin y al cabo, los pronósticos son indispensables para crear estrategias empresariales más efectivas en la acción, la planificación y la evaluación.

SERVITIZACIÓN: el IoT es la llave para acceder al universo de los servicios.

Las estrategias empresariales de servitización son las responsables de que las empresas manufactureras estén creciendo en facturación y en valor, más allá del incremento de la producción. Se está produciendo un cambio de percepción del valor real que se está aportando al cliente.

La lucha ya no está en la eficiencia productiva. Ahora, para liderar un mercado se debe invertir en la creación de una relación y una experiencia de cliente basada en la utilidad de nuestro producto. Se trata de servitizar nuestra oferta y convertirnos en aliados y soportes indispensables del modelo de negocio de nuestro cliente. Aquí, la IoT juega un papel crucial, ya que:

  • Permite la interconexión con los clientes y entre dispositivos de otros actores.
  • Recolecta datos que son esenciales para personalizar la futura generación de productos y servicios.
  • Abre la puerta a nuevas oportunidades dentro del ecosistema industrial de nuestro cliente.

En resumen, el IoT sintetiza la unión entre negocio y tecnología. El primero vive del valor que entrega a sus clientes, la segunda vive de su capacidad de materializar esa entrega y aportar a la mejora de la rentabilidad del negocio.