• diciembre 1, 2021

Aprende a presupuestar de forma fácil

Sep 18, 2021

Para muchos presupuestar es todo un caos, ¿cómo distribuir nuestro dinero de manera inteligente?,  parece algo muy estresante y complicado. Si gano  $3000 al mes;  y  debo pagar  la renta, servicios públicos, comida, transporte, etc.  Pareciera   una situación demasiada complicada, un juego de sumar y restar.  Diseñada solo para expertos en el área.

Por ello aquí vamos a aprender  a presupuestar  de manera fácil nuestros ingresos.

Cómo presupuestar nuestro salario

  • calculamos nuestros ingresos mensuales, para este ejemplo mi salario total mensual es de $3000.
  • Empecemos aplicando la regla del 50/30/20, para presupuestar nuestros ingresos. La regla se desglosa de la siguiente manera:
  1.  El 50 % será destinado para el pago de servicios públicos, renta, transporte, comidas, es decir todos los gastos  indispensables.
  2. El 30% destinado para todos aquellos gastos no indispensables como pueden ser  salidas a comer fuera de casa, entretenimiento, etc.
  3. Y el 20 %  destinado a ahorros y pagos de deudas.

De esta forma de manera fácil podemos presupuestar nuestros ingresos.

Cuestiones a considerar  al momento de presupuestar

Uno de los aspectos que debemos considerar, es que nuestro salario  a considerar debe ser neto. En otras palabras debemos descontar todos los impuestos que debemos pagar. Solo considerar el dinero  que nos queda después del pago de impuestos y prestaciones.

Debemos elegir un plan de presupuesto que cubra todas nuestras necesidades, gustos, ahorros de emergencia, pagos de deuda. Dentro de los planes presupuestales podemos encontrar el sistemas de sobres y de presupuesto cero (sistemas que nos ayudan a controlar nuestros gastos).

Además  tenemos que registrar cada uno de nuestros gastos, para ellos podemos utilizar  herramientas de ahorro  y de presupuesto. Actualmente contamos con múltiples aplicaciones que pueden apoyarnos en este proceso.

Una estrategia para hacer un presupuesto personal de nuestros ingresos consiste en automatizar  en la mayor medida nuestro presupuesto. Una buena idea sería domiciliar  pagos indispensables. En otras palabras, acatarnos al presupuesto desarrollado, de forma que el dinero se distribuya tal y como se planeó.

Revisa continuamente tu plan presupuestal

Nada es para siempre, así que como nuestra forma de vida está en constante cambio de igual forma nuestro plan presupuestal. Nuestros ingresos, gastos y necesidades van variando con el tiempo. Por ello debemos revisar nuestro plan presupuestal periódicamente y analizar si aun es funcional. En caso de que ciertos aspectos hayan cambiado modificarlo a nuestro nuevo estilo de vida o prioridades.

¿Qué hacer en caso de que nuestros gastos superen nuestros ingresos?

Como mencioné el 50% de nuestros ingresos deben ser ocupado para gastos indispensables  dentro de estos gastos debes incluir:

  • Alojamiento
  • Comestibles
  • Transporte
  • Seguro
  • Servicios Públicos
  • Pagos de seguro
  • Pagos mínimos de tarjetas de crédito o préstamos.
  • Pago de niñera en caso de tener hijos.
  • Lavandería

Lo ideal es que todos estos gastos no superen el 50% , pero si esto no es así se tendrá que hacer ajustes. Es decir el 30% destinado a gastos no indispensables se tendrá que reducir  dependiendo del déficit de dinero. Suena drástico pero en la vida hay prioridades y entre el alojamiento y una comida fuera de casa, considero que algo indispensable es tener un lugar donde vivir.

No olvides monitorear  tus pagos indispensables en busca de  ofertas mejores, es  decir  un mejor plan de telefonía, seguros menos costosos e incluso refinanciar nuestra hipoteca. Es una buena forma de reducir los gastos indispensables y  tener el dinero disponible para otras categorías.

Gastos no indispensables

Al presupuestar el 30 % debe ser destinado a los gastos no indispensables dentro de estos gastos encontramos los siguientes:

  • Cenas
  • Obsequios
  • Viajes
  • Entretenimiento
  • Gimnasio

En caso de que desafortunadamente las deudas o gastos  indispensables no dejen mucho margen  para esta categoría, siempre debemos considerar aunque sea un pequeño porcentaje para ella. Es decir eliminar las cenas fuera de casa y sustituirlas por un café o un helado. Reducir el presupuesto de esta categoría pero nunca desaparecerlo. Presupuestar es una herramienta para controlar nuestro dinero, no para vivir infelices por no poder comprar  nada que no sea indispensable.

Finalmente nuestro 20 % restante el cual ha sido destinado a pago de deudas y ahorros. Esta categoría nos ayudará a saldar de forma rápida las deudas que hayamos contraído. Así como tener un fondo de ahorros en caso de que tengamos alguna emergencia. Alguna enfermedad, cambio de piezas del automóvil, y cualquier otro tipo de imprevisto que no esté considerado al presupuestar.  Una forma fácil sería distribuir el 10% al ahorro y el restante a el pago de deudas.

Este porcentaje de ahorro a la larga nos traerá muchos beneficios, como puede ser la capacidad de adquirir productos a un mejor precio y sin la necesidad de recurrir a algún crédito.  Iniciar algún emprendimiento o entrar al mundo de las inversiones. Al presupuestar tenemos mayor control de nuestro dinero.